Si estás buscando un tratamiento quirúrgico poco invasivo para tratar cicatrices, estrías, despigmentación, arrugas y corregir la flacidez de tu piel sin tener que someterte a un largo periodo de recuperación, la terapia con microagujas es tu solución. Esta terapia es ampliamente recomendada y avalada por numerosos especialistas del cuidado y restauración de la piel.

El procedimiento para la aplicación de esta terapia se apega a un principio sencillo de estimulación para la producción de colágeno y la neovascularización. Tras la aplicación de anestesia tópica, se utiliza un roller eléctrico o una pluma con microagujas motorizadas para crear microlesiones sobre la piel. La profundidad de tales lesiones depende de las características de la piel a tratar, pero el objetivo final siempre es crear microcanales que estimulen el proceso natural de reparación de la piel, el crecimiento de fibroblastos y la producción de colágeno, logrando así cambios importantes en la apariencia de la epidermis.

Este es un procedimiento sencillo pero delicado, y la utilización de los instrumentos correctos es clave. Aunque existe una diversidad de herramientas, en la actualidad los especialistas en cuidado de la piel y dermatólogos prefieren el uso de rollers eléctricos y las plumas con microagujas motorizadas, los cuales permiten un mayor control en la profundidad y velocidad de punción para las microlesiones.

Agenda tu cita en Derma Club para obtener más información acerca de este y otros procedimientos que pueden ayudarte a restaurar la belleza natural de tu piel.